Buscar este blog

domingo, 8 de abril de 2012

SEMANA SANTA EN JIMENA












Hoy me ha enviado el amigo Raul Cárdenas algunas fotos de las últimas procesiones que salian en nuestro pueblo, sabiendo que se me mueven “los adentros” y con cariño intentaré decir, a mi manera, algo de lo aún no he contado de nuestras semanas santas de antaño y desde ahí es probable que podamos saber el porqué se terminaron el pasear los santos por nuestras empinadas calles y olvidarnos aquellos sentimientos tan especiales nuestros por la parafernalia que rodea el acontecimiento de Pasión y Muerte del llamado hijo de Dios.

En los años 1950-60 que coincide con mi infancia, Jimena era un pueblo que prestaba poco interés por los asuntos de la iglesia ya que la mayor parte de los habitantes estaba constituido por familias de jornaleros, bien del monte o de la campiña, que dependían del mísero salario y el despotismo con el que eran tratados por los grandes propietarios.

La iglesia estaba para ir a lucir los trajes en la misa del domingo la clase pudiente y para catequizar a los niños con catecismo que nos hacian aprender de memoria porque el régimen fascista y la iglesia estaban concatenados para formar idealistas adictos al poder imperante en el momento.

Todo esto que os cuento tiene mucho que ver con la Semana Santa en Jimena y es que la mayor parte de la población que era la clase trabajadora vivia de espaldas a los acontecimientos religiosos pero tuvimos la suerte de tener en el Barrio Arriba, por aquellos años, un sacerdote conocido como “El Padre Sánchez” que luchó por atraer a la iglesia a la chiquillería, a la juventud y a los beatos y beatas. Para conseguirlo montaba obras de teatros con los chiquillos y los jóvenes, banda de músicas…. Y, un día sí y el otro no organizaba procesiones, excursiones y otros eventos que nos mantenian a pequeños y mayores atentos al entorno de la iglesia.

En Jimena nadie en absoluto se preocupó de organizar hermandades o cofradias para mantener la continuidad de procesiones en la Semana Santa y era el “Padre Sánchez” quien iba por los comercios pidiendo para poder pagar a los costaleros que sacaban los santos y hacia compromiso a los carpinteros que sin cobrar un duro montaban los pasos y los “beatos/as” se encargaban de adornar las imágenes y vestirlas adecuadamente para el momento.

Recuerdo que pidió para comprar tambores y cornetas para que tuviésemos gratis una banda de cornetas y tambores a la que yo pertenecí . La banda fue dirigida con bastante arte y maestría por Juan Corbacho que tampoco vio nunca una peseta por instruirnos en el arte de tocar los instrumentos “semanamenteros”.

La iglesia del Barrio Arriba era el centro de los actos religiosos y este cura supo mantener procesiones constantes porque santos tenia la iglesia para dar y regalar de todos los órdenes y cuando digo esto quiero decir que existian Virgenes, Crucificados, y santos de todos los colores habidos y por haber.

Los de mi generación, al menos me pasa a mi, recordamos las procesiones jimenatas y las semanas santas como algo digno muy ligado al olor a incienso, a los cirios de los penitentes, a los salmorejos con patatitas nuevas, perejil, bacalao y cebolletas………

Un sentimiento muy particular y especial a fiesta de la que careciamos y es que precisábamos de algo festivo intermedio entre la Navidad y la Feria de Mayo y es que los carnavales apenas si nos dejaban disfrutarlo con la prohibición que reinaba en la época.

Cuando el Padre Sánchez se marchó a Tarifa destinado, el pueblo quedó como huérfano en todo esto de ir a empujones y tirones a disfrutas de los festivo de los actos religiosos y apareció otro sacerdote ( El Padre Mariano) que trató de mantener la semana Santa activa e incluso organizó otra banda de música parecida a la anterior y que dirigia un guardia civil llamado “ Vicente el corneta”, pero los ánimos se fueron enfriando poco a poco y el pueblo que carecia de interés religioso vio bien que aquello fuese desapareciendo por arte de “bili-bitroque”.

El remate de los tomates fue ya cuando se marchó el Padre Mariano y el Padre Alegre ( éste apoyaba la semana santa pero no destacaba en organizar). Aparecieron unos curas de corte moderno y aires de comunismo que destrozaron el patrimonio religioso modernizando la iglesia y quitando un altar mayor del siglo XVII y tirando los santos como sucediese en la época de la república.

Jimena dio un espaldarazo a todo esto porque no habia “ más cera que la que ardía” y empezamos a recordar con cariño aquellos pasos tan difíciles de hacer circular por unas calles sumamente empinadas con un piso de piedras casi sueltas y cuya expectación atraía infinidad de personas de todo el Campo de Gibraltar, llenando bares donde el vino Sala, las tortillitas de bacalao, los salmorejos, los potajes de acelgas, el arroz con leche, los huevos nevados y las natillas se consumían por toneladas ya que la gente del campo venian a sus casas del pueblo para ver una de las mejores Semanas santas de la Comarca.

Ha habido varios intentos posteriores de que volviesen a salir procesiones pero ya los curas se han apartado de organizar estas cosas y la verdad que Jimena ha optado por el “asocionismo” ofrecido con ayudas por la democracia imperante en el momento de las aperturas……

El amigo Raul recordará como con sus hermanos Manolo y Miguel montábamos lasemana santa infantil a nuestra manera particular paseando pequeños santos con flores y margaritas del campo por las calles del pueblo con la sonrisa de todos los que se asomaban a las puertas, pero era una forma de vida que pocas personas de hoy podrán comprender.

La verdad que no es vital una semana santa para un pueblo pero si una fuente de ingresos pues os puedo decir con propiedad que estoy en Sevilla y aquí la gente aguanta lo indecible para ver las procesiones y además se consuelan las penas en las cervecerias, bares y restaurantes, amén de los hoteles que están hasta “las trancas·”-

Al final una reflexión muy particular y que no sé si la habrá podido disfrutar el amigo Raul pero desde luego algunas de sus fotos ilustrarán esta entrada-

Un abrazo-

Currini
Leido en el blog de Currini

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada